La ciencia confirma la Sanación Reconectiva®


Science confirms Reconnective Healing. Book.Sobre el libro

Science Confirms Reconnective Healing describe los resultados de diferentes experimentos y ensayos clínicos que exploran Los efectos de la Sanación Reconectiva. Los experimentos llevados a cabo durante tres años han demostrado que las sesiones de Sanación Reconectiva han tenido una influencia significativa estadísticamente positiva sobre el estado funcional, la actividad humoral, la condición física y la reacción a la carga para el grupo de personas tanto de forma inmediata y en 10 días después de la influencia.

Esto significa un efecto duradero de la Sanación Reconectiva y su importancia para la salud y el bienestar.

La Sanación Reconectiva no invoca una respuesta de relajación en la persona, sino que disminuye tanto la estimulación simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo, como se observa cuando una persona está en un estado de desapego emocional, conciencia interior silenciosa y con un mayor del flujo de energía sutil.

Estas respuestas fisiológicas son compatibles con el principio de Sanación Reconectiva de interacción perceptiva y kinestésica con los campos de energía, permitiendo pasivamente que la energía fluya a través del cuerpo.

Un efecto especial de la Sanación Reconectiva es la estructuración del espacio en el auditorio, lo que afecta a todas las personas presentes en el lugar.

Sobre el autor

El profesor Konstantin Korotkov ha creado una línea científica llamada Electrophotonics (Gas Discharge Visualization EPI / GDV) lo que permite una especialización para ver los campos de energía humana, facilitando el diagnóstico de los desequilibrios y disfunciones corporales. Ha publicado más de 200 artículos basados en sus resultados de más de treinta años de investigación, y posee 17 patentes para las invenciones en el campo de la biofísica. También ha escrito nueve libros, la mayoría de los cuales están disponibles en varios idiomas, incluyendo inglés, francés, alemán, italiano y español.

 

Deja un comentario