La vida tenía que ser más sencilla. Y llegó Reconnective Healing.


Una de las cosas que más me interesó de Reconnective Healing (RH para los amigos 🙂 ) es que no hay trucos, técnicas o rituales... Me gustan las cosas sencillas, sin complicaciones.

La vida tenía que ser más sencilla

Y así es. La vida fluye por sí sola; y a veces nos complicamos en exceso.

Tampoco es que yo fuera una gran entendida en el mundo de la sanación energética. Había aprendido alguna técnica y estaba a gusto con ella. Pero me canso rápido de hacer la misma cosa, si no me aporta algo nuevo. Necesito avanzar, evolucionar.

Cuando aprendes a conducir hay muchas cosas en las que tienes que fijarte. Después, todo se integra y se hace por instinto. Así debería suceder también con las formas de sanación energética. Las aprendermos, las integramos y luego seguimos nuestro instinto. Pero si nos quedamos ahí, se convierten en normas auto-impuestas, en reglas, en límites.

Aprender una forma de ayudar a los demás en la que te sientes libre

Por eso me gustó tanto esta parte de RH. Yo no vengo del mundo de la Salud, de eso saben más mi madre y mi hermana. Pero aprender una forma de ayudar a los demás en la que te sientes libre, en la que te vas descubriendo en cada momento, donde tu mente no tiene que preocuparse del cómo, de si lo estoy haciendo bien o mal o de seguir un montón de reglas, me pareció fascinante.

Como he dicho, no conocía mucho de el mundo de las terapias alternativas, la sanación... pero me gusta aprender. Y aprendí todo lo que pude, de todo tipo. Hasta que llegó un momento en que me di cuenta de que, aquellas cosas que, supuestamente, tenían que ayudarnos a liberarnos, a ampliar nuestras miras, a avanzar y evolucionar, tenían aún más reglas que las que estaba soltando. Y ahí seguía RH, recordándome la apertura, la observación, la escucha, la libertad.

Y funcionaba. Vaya si funcionaba. Cuanto menos hacía, impulsaba, forzaba, cuantas menos normas ponía, más lo veía.

Afortunadamente, esa parte que está en todos nosotros y que sabe muy bien dónde va, lo tenía claro. Esta llamada resuena muy clara y muy profundamente.

Cada día me llaman o escriben personas diciendo que han conocido RH o la Reconexión hace muy poco, que no sabían nada de ella, pero que cuando han visto la información, algo dentro de ellas se ha movido, despertado... se ha alegrado. Algo ha reconocido la puerta, el camino.

Está aquí para decirte SÍ

RH es para que la integres en tu vida. Es para que una dimensión de nosotros mismos que sentimos sutilmente se haga mucho más presente.

Por eso nos llama. Porque nos reconocemos en ella.

RH está aquí para recordarte que eres mucho más - con todo el amor hacia lo que ya has sido - y para apoyarte al desplegarlo en tu vida. Está aquí para decirte SÍ. Está aquí para que te reencuentres.

Elige el camino que desees: una sesión de Sanación, tu Reconexión, el curso online... Nosotros no estamos aquí para decirte qué hacer; estamos para decirte que PUEDES hacerlo. Que una puerta se ha abierto para ti, y estamos deseando ver que decides cruzarla y ofrecer al mundo mucho más de lo que traes contigo. Estamos deseando ver quién eres.

Deja un comentario