¿Es cansado el trabajo interior? – Recibe – Reconnective Healing®


Buenos días, ¿cómo estáis? yo aquí, iniciando la mañana, como podéis ver, con los rayos de sol que entran por la ventana y haciendo una reflexión sobre uno de los comentarios que me han hecho en una de las últimas Reconexiones.

Una de estas personas venía y me decía que había estado mucho tiempo buscando, que había estado haciendo muchas cosas y que había hecho mucho trabajo en sí misma.

Y, al hacer su Reconexión sentía una energía renovada; sentía como que, de repente, estaba en otro lado. Y esto me ha llevado a reflexionar un poco sobre… bueno, no es la única y hay mucha gente que viene después de una búsqueda, búsqueda, búsqueda, de haber realizado diversas terapias, de… y, sobre todo, es esa parte que ella misma expresaba de todo ese trabajo personal, todo ese trabajo interior y… es que, al final, resulta como costoso, ¿no?

Al principio lo tomas como que ¡ah, ostras!, que, ¿si yo mejoro interiormente, las cosas van a mejorar para mí? Pues sí, efectivamente, claro que mejoran: vamos gestionando mejor nuestras emociones, vamos teniendo perspectivas diferentes de nuestra vida, de nuestras relaciones, de nuestras situaciones. Pero, al final, es casi como que… “no, y ahora tienes que hacer esto, y ahora tienes que hacer lo otro, y ahora tienes que hacer lo de más allá…” y no terminas nunca de mejorarte a ti misma, o a ti mismo.

Como esta persona me contaba también, las frecuencias de Reconnective Healing, una de las cosas que hacen es ayudarnos a sentir ese alivio de que todo está bien, y que las cosas que se tienen que soltar se sueltan y las que tienen que llegar, llegan.

Es un… es ese alivio de “no tengo que hacer nada más”. Ya está. Ya está hecho y es algo que se siente, es algo que se vive, es algo de lo que, de repente, te das cuenta y es como que la búsqueda ha terminado.

Cuando las dejas pasar, cuando te permites aceptar lo que te traen, y esa sensación, ese reconocimiento de quien verdaderamente Eres, y del mundo, sientes esa paz y esa calma, porque ya no hay esa ansiedad, ya no hay tanto de esa búsqueda. Sigue habiendo cosas que te interesan, sigue habiendo cosas que quieres investigar, que quieres probar, pero esa búsqueda interior de “tengo que ser otra cosa, tengo que hacer otra cosa, tengo que cambiarme a mí misma…”

Ya no es por una necesidad, porque algo hay que arreglar, porque algo no está bien.

Me acordaba también de las personas que hemos estudiado y realizado técnicas, terapias, y que parece como que siempre hay algo más y siempre hay unas normas que tienes que seguir. Y Reconnective Healing, una de las cosas que nos trae también, es el darnos cuenta de que es todavía mucho más fácil. Puede ser todavía mucho más fácil.

Ya no es necesario seguir esas normas. Ya no es necesario seguir esas técnicas, esos

rituales. Los puedes seguir si quieres, obviamente, pero es como que aún puedes ir más allá. Te puedes liberar.

La técnica sirve, como dice Eric, como las rueditas de la bicicleta, pero, una vez que aprendes a montar en bici, ya… ¿para qué necesitas las rueditas? ¿no? La técnica está ahí para soltarla. El ritual está ahí para ayudarte a entrar en un estado y luego soltar ese ritual, si ya estás en ese estado. Y una de las cosas más bonitas que nos ha traído y nos sigue trayendo Reconnective Healing es que no necesitas entrar en un estado determinado para poder facilitar tu sanación o la de otras personas, sino que las propias frecuencias son las que ya te ayudan a ti y a las otras personas a entrar en el estado que sea necesario, y el más beneficioso en ese momento.

Así que todo ese esfuerzo, toda esa búsqueda (esa búsqueda cansada, no la búsqueda de alegría, de ilusión, de inocencia), sino esa de “tengo que hacer todo esto, tengo que… aún no me he mejorado suficiente, aún tengo que cambiar de mí misma”, es una cosa que la gran mayoría de las personas que hemos conectado con estas frecuencias nos hemos dado cuenta de que es mucho más sencillo, que no es… que no es necesario y que se hace todo más fácil.

Así que, si estás en esa búsqueda con ese cansancio, si estás agotada o agotado, como me decía esta persona, pues las frecuencias de Reconnective Healing están aquí para darte una oportunidad de ver algo que es diferente, puedes ver, puedes probar, puedes… hacer una cosa más, efectivamente, hacer una cosa más, pero esta vez no es ese hacer de tener que ponerte a ti misma en – o a ti mismo – a hacer cosas interiormente, sino es dejarte cuidar por ellas, dejarte alcanzar por ellas y ver qué es lo que te traen.

Y ahora que estoy aquí escuchando a los pájaros en los árboles de aquí alrededor de mi casa, te propongo que empieces ahora mismo.

Simplemente, y mirando… ni siquiera tienes que mirar a tu mano, puedes hacerlo si quieres, o puedes sentir la mano. ¿Qué hacemos? utilizamos la mano como punto de atención.

¿Necesitamos la mano? ¿necesitamos que haga esto? No, pero sí nos ayuda a mantener la atención en lo que estamos haciendo. Si ves o si sientes algo, puedes mantener tu atención en la mano.

Si no, puedes tener tu atención en otra cosa, como yo en este momento en los cantos de los pájaros.

Y, a la vez, mover el aire… como si estuvieras moviendo el aire, como si lo estuvieras empujando pero suavemente, amorosamente, hacia un lado o hacia otro y, simplemente, permítete sentir, observar, notar lo que está sucediendo.

¿El aire es denso? ¿está caliente? ¿está frío?

Tus manos… tu mano ¿qué reacción tiene con él?

O, quizá, otra parte del cuerpo está reaccionando.

Observa.

¿Hay alguna otra parte de tu cuerpo que esté sintiendo algo al mover la mano así? Estira, estira como si tuvieras una goma aquí y estuvieras tirando de ella, sin esfuerzo, solamente con la misma presión del movimiento.

Y deja que esta Inteligencia te alcance.

Porque esto es lo que está haciendo: te está alcanzando.

Está aquí.

Le estas permitiendo estar contigo.

Solomon dice: “quiero que sepas que estamos aquí para ti”. Está aquí para ti y está aquí para todos nosotros.

Disfruta de la sensación y, si estás en esa búsqueda en ese cambio interior, si llevas mucho tiempo haciendo cosas, permite que te cuiden. Permítete recibir.

Porque se trata de esto. Se trata de recibir lo hermoso de la vida.

Date la posibilidad de acudir a una sesión profesional. Deja que alguien te ayude, sin necesidad de tanto esfuerzo.

Date la posibilidad de aprender mucho más de todo esto.

Si sientes algo algo, algo de lo que estamos haciendo te llama, hay mucho más que contamos en los programas de formación porque hay mucho más que hemos descubierto, y hay mucho más de compartir contigo.

Pero, lo primero de todo, recibe. Recibe. Recibe. Recibe… de la vida.

Recibe lo bueno para ti.

Y sigue con esa sensación.

Un besito para todos para todas y buenos días.

Deja un comentario