Mi testimonio sobre la Sanación Reconectiva 1


√Čste es mi testimonio de c√≥mo descubr√≠ lo que era Reconnective Healing (Sanaci√≥n Reconectiva)

En 2013 asist√≠ a los seminarios de Eric Pearl en Barcelona como voluntaria. Hab√≠a realizado yo misma la formaci√≥n un a√Īo antes y facilitado Reconnective Healing y la Reconexi√≥n a varias personas, con muy buenos resultados. Pero no ten√≠a yo misma un testimonio de Sanaci√≥n Reconectiva…¬†Incluso despu√©s de llevar un a√Īo practicando…

Y entonces llegó mi dolor de cabeza

El d√≠a que llegu√© todo fue muy bien, pero el segundo, despu√©s de comenzar los trabajos asignados comenz√≥ a dolerme la cabeza. No le hice demasiado caso, sabiendo que a veces afectan los cambios de presi√≥n y tambi√©n las diferencias de calor-fr√≠o entre el exterior a m√°s de 30¬ļ y el interior con aire acondicionado.

Al cabo de un rato, viendo que no se me pasaba, pedí una pastilla y me dieron una de homeopatía. No las había probado, pero la persona que me la dio dijo que funcionaban muy bien. Después de una media hora, tiempo en el que me suelen hacer efecto los analgésicos, no sólo no se había pasado, sino que había aumentado.

Adem√°s, a ratos hac√≠a de traductora entre los coordinadores, que hablaban en ingl√©s, y los voluntarios que no conoc√≠an este idioma y eso agravaba a√ļn m√°s el dolor, as√≠ que ped√≠ una pastilla “tradicional” que, aunque fuera s√≥lo por el efecto placebo ya ser√≠a una gran ayuda.

Pero nada funcionaba…

Pasado otro rato m√°s, las pastillas segu√≠an sin hacer efecto. Es m√°s, empezaba a tener n√°useas. Aquello ten√≠a pinta de una fuerte migra√Īa.

Sal√≠ fuera a tumbarme en el c√©sped y descansar un rato, pero no mejor√≥. Finalmente volv√≠ y me qued√© sentada en una zona fuera de la vista del p√ļblico mientras comenzaba la conferencia.

Fue uno de los dolores de cabeza más intensos que he tenido nunca. Cada pensamiento me dolía. Había tratado de averiguar qué podía causarlo, sabiendo que el cuerpo es mensajero de conflictos internos, pero no conseguí encontrar la respuesta. En ese momento, ya no distinguía los límites entre mi cabeza y el exterior. Todo era un latido continuo y punzante.

Es como si ni yo misma creyera que pod√≠a ayudar…

Entonces se acerc√≥ la persona que me hab√≠a dado la primera pastilla y me pregunt√≥ si quer√≠a que lo intentase con la Sanaci√≥n Reconectiva. Ya se hab√≠a ofrecido antes, pero con el jaleo de los preparativos y, como ya hab√≠a tomado las pastillas, le hab√≠a dicho que no hacia falta. Pero a esas alturas ya no distingu√≠a apenas lo que ocurr√≠a a mi alrededor, as√≠ que acept√©. No s√© cu√°nto tiempo estuvo all√≠; s√≥lo s√© que fue un buen rato. Es como si algo dentro de m√≠ no quisiera ceder a la sanaci√≥n, pero, aunque no ten√≠a idea de qu√© pod√≠a ser, en el momento en que me di cuenta de ello fue cuando decid√≠ “soltar”. La sensaci√≥n fue maravillosa. Cada vez que ella mov√≠a sus manos, me recorr√≠a una corriente de energ√≠a que iba aliviando tanto las n√°useas como el dolor de cabeza.

Las corrientes siguieron durante todo aquel rato. Cuando, finalmente, el dolor disminuyó lo suficiente como para poder alzar la vista, decidí abrir los ojos para decirle que ya estaba mejor y que se fuera a disfrutar de la conferencia y comprobé, con gran sorpresa, que ella ya no estaba allí. No fui consciente en absoluto de cuándo se había marchado. Sólo notaba la energía dentro de mí moviendo los bloqueos y aliviando el dolor. Y siguió allí hasta que éste desapareció por completo.

Probablemente, una vez disminuyeron las náuseas y la intensidad más fuerte, las pastillas pudieron hacer efecto también y ya no volvió a dolerme en toda la tarde. Es más, aunque aquella noche no dormí todas las horas que son habituales en mí, al día siguiente estaba, no sólo descansada, sino llena de energía.

Fue un regalo

Este testimonio no es solo sobre curar un dolor de cabeza, sino sobre la conciencia que llegó con ello.

No llegu√© a ser consciente del origen de aquel dolor, pero no es importante. Fue un regalo. Pude sentir en m√≠ misma aquello con lo que ayudo a los dem√°s y que no hab√≠a tenido ocasi√≥n de experimentar en primera persona salvo estando “bien”.

Despu√©s de aquello, toda la semana estuvo llena de magia y recib√≠ m√°s regalos de distintos tipos. Fui como voluntaria, con el √ļnico objetivo de apoyar y ayudar a quienes iban a aprender a apoyar y ayudar a otras personas y el Universo me devolvi√≥ una de las mejores semanas de los √ļltimos tiempos.

Gracias, desde el corazón.

Vive tu propia experiencia

Sesi√≥n de Reconnective Healing¬ģ (Sanaci√≥n Reconectiva)

Resérvala aquí

Puedes ver más testimonios aquí:

Testimonios


Deja un comentario

Una idea sobre “Mi testimonio sobre la Sanaci√≥n Reconectiva